Leche de pistacchio

Desde hace años sufro de problemas de la piel, para ser más exacta, acné. Va y viene, sin aviso y sin excusas. He sufrido del tipo más feo -del que te obliga a tomar Roaccutan- y también de pequeñas marcas leves en la piel; lo he tenido todo. Y aunque suene superficial, estoy segura de que todas aquellas personas que en algún momento lo han sufrido me entienden, no hay nada peor que a tus 33 años sigas llena de granos y barros.

Afecta el autoestima, no hay forma de verse ni sentirse linda, no hay maquillaje ni ropa que valga, por dentro solo sientes que te están mirando fijamente al barro, con una mirada tan fija que lo puede llegar a reventar. Me he hecho todos los tratamientos posibles, mi siguiente paso era láser en la piel pero justo quedé embarazada para ese entonces. ¡Es más! Cuando me hice la prueba de embarazo todavía estaba tomando Hiclina, un medicamento para el acné que no se puede tomar ni en estado de embarazo ni lactando -¡ya se imaginarán mi angustia al respecto!

Finalmente, empecé a leer mucho sobre el tema, es imposible que lo que comas no tenga nada que ver, a pesar de todo, “eres lo que comes”, ¿o no? 

Ya había leído varios estudios que argumentaban que sí existe una conexión entre lo que comemos y cómo nos vemos, y el común denominador siempre fueron los productos lácteos y el azúcar procesada. Sin embargo, me ha tomado más de un año en tomar la decisión de dejar los lácteos (no puedo dejar las 2 cosas al tiempo, ¡A ver! ¡Estoy embarazada!)

Por esta razón, he tomado la determinación de durar 1 mes sin un solo lácteo, un mes a ver si siento y veo alguna diferencia en mi piel. Espero no desfallecer en el intento. Con esto en mente, empezaré a subir recetas que incluyan diferentes alternativas a los lácteos de siempre para que ustedes también las puedan disfrutar. Esta es muy sencilla, no toma nada de tiempo y es un básico importante en la despensa de hogar: la leche.

Receta

Ingredientes

  • 1 taza de pistacchios hidratados durante al menos 8 horas
  • 3 tazas de agua
  • 1 cucharadita de miel de agave o el endulzante de tu elección
  • 1/4 cucharadita de canela
  • Necesitas una malla para colar

Proceso

  1. Procesar en una licuadora, nutribullet o Vitamix, los pistacchios deshidratados y lavados con el agua, y los demás ingredientes hasta conseguir una mezcla lo más homogénea posible.
  2. Colar con la malla y deshacerte (o guardar para otra receta) de los sedimentos sólidos.
  3. Guardar en un frasco de vidrio y ¡listo!
  4. Te dura unos 4-5 días en la nevera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s